Descripción del Producto

Debido a la creciente demanda de acabado superficial de piezas medianas y grandes, Coniex México pone a su disposición cabinas de sandblaseado a la medida. Con un estudio previo podemos ofrecerle la cabina que mejor se adapte a sus necesidades.

Las cabinas están dotadas de sistemas de recuperación y selección de la granalla para facilitar su reutilización, y así poder emplear granallas de mejor calidad, reduciendo así, los costos de operación. Éstos cubículos brindan la oportunidad de realizar el trabajo de granallado sin estar a expensas de las inclemencias del tiempo.

Cubículo contenedor

Los cubículos (cabinas) contenedor, están fabricadas con paneles de diversos materiales, principalmente de acero y aislantes sonoros lo que mejora el ambiente de trabajo. Cuentan también con un recubrimiento interno plástico antiabrasivo y con lámparas resistentes a los embates de granalla y dispuestas de manera que facilitan la visión del operador.

Manejo del polvo residual

Las cabinas de chorreado están equipadas con dispositivos filtrantes de aire para recolectar el polvo residual de la pieza sandblaseada. Este polvo es gestionado antes de disiparlo a la atmósfera siempre respetando los límites ecológicos en vigor.

Manejo del polvo residual

En el piso de la cabina está instalado una trames por donde cae la granalla disparada, debajo de éste se encuentra un sistema de recolectores de vaivén que dirigen las partículas de granalla a un elevador de cangilones que la transporta a la parte alta del sistema, donde por medio de cribas y mallas, separa la granalla de impurezas y con esto asegurar que la granalla recuperada cumplirá su función nuevamente. El sistema también separa la granalla fracturada. Este sistema es vital para el buen funcionamiento y desempeño del abrasivo.

Depuración del abrasivo (granalla)

Otro de los elementos imprescindibles es el sistema de recuperación, limpieza y selección del abrasivo. Para lo cual, bien parcial o totalmente, se dota a la instalación de un sistema de recogedores de vaivén colocados debajo del trames donde se encuentran los operarios y dirigen el abrasivo a un elevador con cangilones, el cual se encarga de llevar el abrasivo a la parte superior de la instalación y allí mediante un sistemas de cribas y de cascadas realizar una limpieza de las impurezas de la granalla, así como el descarte de las partículas de granalla que por su forma o tamaño no sean validas para el correcto granallado.

Confinamiento de la granalla

Por último, la granalla limpia y depurada pasa a un tanque de almacenaje donde, por medio de conexiones neumáticas, se distribuye a la o las sandblaseadoras que se tengan dispuestas.
Todas las cabinas instaladas están provistas de su respectivo cuadro eléctrico para maniobrar y dispositivos de seguridad cumpliendo las normas internacionales.